lunes, 2 de febrero de 2015

IMBOLC

42Por fin los días son más largos. La época más oscura del año ha terminado. En la tradición celta, nos hallamos en la festividad de Brígida, la diosa que rige la forja, la poesía y la curación. Brígida es la diosa del fuego y de la metamorfosis. El fuego es necesario en la forja para la transformación del metal. La curación es una transformación. La inspiración para hacer poemas, es también una transformación de las palabras.

     Al atardecer es tradicional encender velas y ponerlas en todas las ventanas de la casa para honrar a la Diosa de la Luz. Para prepararte, toma antes un baño ritual, rodéate de velas y huele el aroma del incienso. Apaga las luces y sopla apagando las velas. Dirígete a las puertas y ventanas situadas más al este de tu casa, enciende una vela blanca y di:

Que Brígida esté con nosotros,

que Brígida nos inspire. 

     Anda en el sentido de las agujas del reloj por toda la casa, encendiendo velas, recitando esta letanía. Si vives en una casa con dos plantas, empieza por la planta superiror. Tras haber encendido las velas, vuelve al lugar donde empezaste y recita:

 Brígida está con nosotros,

Brígida está con nosotros,

Brígida nos acompaña. 

     Puedes encender las luces y apagar las velas, pero deja al menos una hasta que se consuma.

clip_image003Magenta Griffith

4