martes, 28 de febrero de 2012

EL AGUA Y EL AIRE

clip_image001 Para los alquimistas simboliza la limpieza y la purificación y es un elemento fluido en el que, por inmersión, se limpian los metales de toda impureza. Una figura triangular sostenida sobre uno de sus vértices sería su símbolo.

Para los simbolistas tiene significado receptivo y femenino.

Agua = Principio de vida en todas las civilizaciones y culturas.

Bautismo = Renacimiento del "hombre nuevo" y el olvido del "hombre viejo".

La representación iconográfica más representativa es aquella en que la figura de una ondina aparece entre delfines que la guían.

Para los astrólogos se halla relacionada con la triplicidad zodiacal compuesta por los signos Cáncer, Escorpio y Piscis. Simboliza el sentimiento y lo emocional.

clip_image002

clip_image003 Para los alquimistas significaba la experimentación y sus efectos, lo representaban frecuentemente por la figura de un triángulo, cuyo vértice mínimo señala la dirección de las alturas.

Para los simbolistas era el detentador de todo lo creativo y dinámico, siempre en continua acción. Lo asociaban al "Neuma", soplo o espíritu vital, en cuyo caso constituiría el "Logos", el "Verbo" o la palabra.

Iconográficamente aparece representado por la figura de un efebo que sostiene un pañuelo en sus manos, el cual se mueve con el viento.

Para los astrólogos se halla relacionado con los signos del Zodíaco Géminis, Libra y Acuario, y simbolizaría lo reflexivo, lo juicioso y lo creativo.

Antes, el Viento = Elemento invencible y hostil, que ocultaba espíritus invisibles.

Ahora, el Viento = Libertad, alejamiento de lo desagradable.

clip_image005

sábado, 25 de febrero de 2012

LA LUNA Y LA TIERRA

clip_image002 Para los griegos la Luna, estaba personificada por SELENE y se le concedía la cualidad de divina.

Los romanos la tenían por una diosa secundaria a la cual se le erigió un templo en el monte Aventino.

Desde el más antiguo de los ancestros, se relacionaba a la Luna con las mareas y su influencia se extendía a la tierra, al desarrollo y crecimiento de las plantas, y a la fecundidad y el ciclo fisiológico de la mujer (el periodo, vaya) y, así, descomponía formas y las creaba.clip_image004

Los alquimistas tenían a la Luna como detentadora de principios mudables, vaporosos e inconstantes y le asignaban como metal, la plata.

Los chinos la relacionaban con el transcurso del tiempo, hasta tal punto que la consideraban la base de su calendario.

La Luna simboliza el mundo anímico y su zona recóndita del inconsciente, en la cual se asientan los instintos primarios, la pasión incontrolada y los innumerables secretos no confesados. Otros pueblos de la antigüedad, suponían que la Luna ejercía una acción maléfica sobre las mujeres, las cuales tenían prohibido su contemplación continuada.

clip_image005

clip_image006 Para los alquimistas simbolizaba (la Tierra) la consecución perfecta de un objetivo cuyos componentes innatos serían lo pacífico y lo sublime; una figura triangular con el vértice menor hacia abajo, seccionado por una recta mínima, sería su símbolo.

Los simbolistas afirman que es el elemento constitutivo por antonomasia, del estado sólido de la materia.

La psicología lo asocia a la receptividad y a lo femenino, por lo que se trataría de un principio pasivo y receptivo.clip_image007

Los hebreos hablan de "Tierra Prometida" y, según el Antiguo Testamento, constituye el don de su dios, Jehová a los que se mantuvieren puros y creyeran en Él.

La representación iconográfica más usual es aquella en que aparece una mujer, de aspecto joven, unas veces y vetusta (mayor), otras, rodeada de animales, vegetación y, en ocasiones no falta, también, la figura de un niño o adolescente.

Esta composición simboliza la figura dual que los antiguos "humanes" prehistóricos conocían como "Gran Madre".

Para los astrólogos se halla relacionada con los signos llamados "de Tierra", es decir con Tauro, Virgo y Capricornio. Simboliza el realismo y lo práctico.

viernes, 24 de febrero de 2012

JÚPITER

clip_image001
           Júpiter  representa el Poder Ejecutivo. A mitad de camino entre lo divino y lo humano, Júpiter nos induce a actuar, a movernos pase lo que pase, corriendo el riesgo de equivocarnos al maniobrar.
            Júpiter es el generador de los deseos; es el que planta en nosotros la semilla de las emociones, esas emociones que movilizarán a la criatura humana y la impulsarán a correr en pos de un deseo. Si Júpiter no existiera, la Humanidad permanecería contemplando lo Eterno, dejándose mecer por la música de las esferas, pero sin entrar en el circuito de las experiencias, de modo que la tarea colonizadora del Universo no sería llevada a cabo.
            Cuando en un tema personal Júpiter se encuentra en posición fuerte y bien aspectado, sobre todo si es iluminado con un aspecto del Sol, es señal de que la persona se verá agitada por los deseos y será manantial de vida, fuente de situaciones. En la mitología vemos como Júpiter/Zeus engendra hijos por doquier. Se los “hace” a las diosas, a las heroínas, a las ninfas, a las mortales y se transforma en rayo, en toro, en lluvia de oro, con tal de conseguirlas. Júpiter es la fecundidad y esté donde esté genera vida.clip_image003
            Cuando Júpiter está apagado, vacío de aspectos, sin recibir la luz del Sol, nos da el perfil de una persona timorata, pobre en deseos, temerosa ante cualquier iniciativa prefiriendo inhibirse antes de correr el riesgo de equivocarse.
            Júpiter es el gran constructor de la sociedad, en lo bueno y en lo malo.
Cuando Júpiter está en buenas relaciones con Saturno, actúa de acuerdo con las leyes y reglamentos que éste ha decretado. Pero cuando forma malos aspectos con el legislador Saturno, actuará a la contra, fuera de la ley, fuera de los cauces establecidos, dando lugar al perfil del rebelde, del opositor; del que, en cualquier situación, está en la contra.
Hablar de Júpiter es hablar de poder e indica que la persona será poderosa en los asuntos relacionados con el signo sobre el cual el planeta se encuentra.
En signos de Fuego, Júpiter dará Poder Espiritual, llevando a la persona a convertirse en un gurú, en un guía, en alguien que señala a la sociedad el camino.
En signos de Agua, dará un Poder Emotivo, comunicando a la persona la posibilidad de conseguir lo que desea, por las buenas o por las malas (con aspectos positivos o negativos). Será el seductor, el experto en la manipulación de los sentimientos, el que suscita grandes emociones en los que se acercan a su esfera.
En signos de Aire, dará un Poder Intelectual y hará que el individuo se imponga por sus ideas, buenas o malas. Será el filósofo de combate, el ideólogo abanderado, cuyo poder de convicción es enorme.
En signos de Tierra, dará al hombre que triunfa en las realizaciones prácticas, en los negocios, en los asuntos de dinero. Los malos aspectos pueden llevar al individuo a la ruina material, pero no importa, lo superará, reedificará su fortuna y como acabará aprendiendo de sus errores, terminará en la opulencia.
Los atributos de Júpiter se llaman: Alegría, Optimismo, Buen Humor, Bondad, Generosidad, Jovialidad, etc., y lo negativo proviene del exceso de esas virtudes. En el Zodíaco es el regente de Sagitario y Piscis. A través de Sagitario canaliza el Pensamiento Divino y lo sitúa allí donde debe estar. A través de Piscis controla las emociones y deseos que exterioriza el individuo.
Esta tarea la realiza estando en uno u otro signo, pero cuando no está en ellos, puede surgir lo que de negativo tengan ambos signos.

martes, 21 de febrero de 2012

CONSEJOS PARA DESARROLLAR LA INTUICIÓN

clip_image001

1. Debemos esforzarnos en oír y observar lo desacostumbrado. Ser conscientes que hay un mundo más allá del que vivimos. Hay que oír sonidos, percibir mensajes y hechos insólitos que antes no considerábamos.

2. Debemos ser más conscientes con nuestro cuerpo. En ocasiones los hechos intuitivos se manifiestan a través de una dolencia, una molestia, un mal humor sin motivos aparentes. Es una forma de la intuición de contactar con nosotros para evitar que hagamos cierta acción, asistamos a un encuentro determinado, emprendamos un viaje…

3. La intuición, como el instinto –aunque diferentes-, también tiene como objetivo la supervivencia del cuerpo en que se encuentra, y por tanto nos advierte de los peligros.

4. Es conveniente analizar nuestros sueños, hacer un seguimiento de ellos. La intuición se manifiesta, en ocasiones, a través del mundo onírico.

5. Por la mañana, cuando nos despertamos, tenemos que hacer un clip_image003acto de intención repitiéndose: “Intuición, te escucho”.

6. A lo largo del día, antes de realizar una acción determinada, debemos “escuchar” a la intuición. Debemos demandar a la parte derecha de nuestro cerebro que se manifieste a través de la intuición.

7. Emprendamos un diario personal escrito. Anotemos los éxitos y fracasos de nuestra relación con la intuición. Es muy importante anotar también las circunstancias que han envuelto el éxito o el fracaso ya que pueden ayudarnos en otras ocasiones (un pinchazo en el riñón, un dolor de cabeza, un ruido extraño, la impresión de haber oído o pensado algo anormal, etc.)

8. Debemos sintonizar con las señales interiores, tanto físicas como mentales. Por ejemplo, una aceleración de los latidos del corazón, un recuerdo lejano y ajeno a los acontecimientos que vivimos.

9. Debemos considerar a la intuición como un compañero cotidiano, y depositar nuestra confianza en ella. Si no confiamos en la intuición difícilmente se hará visible.

10. Inicialmente utilizaremos la intuición en decisiones menores para tener la sensación creciente de que está fluyendo y actuando de la forma adecuada.

sábado, 18 de febrero de 2012

EL NOMBRE DE JEHOVÁ

clip_image001

El nombre de Jehová está formado por 4 letras hebraicas: Yod-He-Vav-He, y no solamente es el nombre de una divinidad, sino que expresa una ley cósmica que todos debemos respetar si queremos que las cosas nos funcionen.

            El Yod representa las semillas, sin las cuales nada puede crecer y desarrollarse. El He representa la tierra en la que las semillas deben enraizarse. El Vav representa el funcionamiento de lo plantado. Y el segundo He representa el futuro. El nombre nos dice algo que los campesinos entienden perfectamente, que para obtener el fruto es preciso plantar el árbol y esperar a que florezca. Pero este enunciado tan simple no suele ser entendido por el hombre en su comportamiento ordinario y muchos son los que esperan el fruto sin haber plantado aquello que debe darlo, o quieren obtenerlo sin esperar a que el tiempo realice su obra. Los que así proceden actúan como si no supieran pronunciar el nombre de Jehová; se comen las letras al saltarse las etapas. O bien no pronuncian el Yod, es decir, no plantan las semillas; o no pronuncian el He, es decir, abandonan el proyecto después de haberlo plantado y cultivado. No se trata, pues, de poder pronunciar un nombre, que esto está al alcance de todos, sino que en el proceder diario no se respetan las leyes que este nombre encierra. Este nombre debe ser pronunciado, no con la boca, sino con la actitud en la vida ordinaria.

Nombres-de-Dios-230211

jueves, 16 de febrero de 2012

EL 7

clip_image001

La esencia del número 7 la encontramos en el interior del ser. Es una vibración numeral que emana del alma. En la Biblia se define como la “naturaleza humana”. Esto es así porque podemos afirmar sin ruborizarnos que el 7 es el número que comunica al plano Divino con el plano Humano. Es el número de la filosofía y el conocimiento, el de la percepción extrasensorial, el misticismo y la investigación. Desarrolla y potencia su energía gracias a la comunicación que mantiene con lo que Hermes Trismegisto definía la polaridad (lo que es arriba es abajo y lo que es abajo es arriba). Algo que queda claro en la grafía geométrica del número. La línea horizontal emana de “arriba”, y la línea diagonal cruza el plano por el diámetro de la circunferencia llegando a conectar con el vértice opuesto. El aspecto más sobresaliente de esta vibración es la capacidad de reflexión, la discreción y el análisis que puede hacer de las dos partes de una misma concepción, dado su carácter de enlace entre el interior y el exterior, entendiendo como interior los dos planos espirituales (dios-alma), y como exterior los dos planos humanos (mente-físico). Es una vibración que puede darnos altibajos en la concepción de nuestros ideales, pero siempre resurgirá de sus propias cenizas y con mayor fuerza cuanto más largo haya sido el peregrinar por el desierto. En ocasiones estos periodos de aislamiento pueden ser necesarios para reconsiderar las ideas, limpiar la mente y volver a empezar.

El tarot nos refleja perfectamente estos comienzos, pues la carta número 7 es precisamente la que simboliza el Carro. Un carro que trae nuevos conocimientos, nuevas energías para proseguir el camino. El 7 se alimenta de realidades, ya sean estas tangibles o metafísicas, descartando en todo momento lo superficial. A nivel práctico podemos definir los aspectos positivos del 7 como: el silencio, la sabiduría, la búsqueda del yo interior, el estudio y la espiritualidad.

clip_image003

martes, 14 de febrero de 2012

¡FELIZ SAN VALENTÍN!

4

lunes, 13 de febrero de 2012

LA MUERTE DEL DIOS SOLAR

clip_image001

La muerte y resurrección del Dios Solar en el entorno del Equinoccio de Primavera son aspectos tan difundidos como el de su nacimiento en el Solsticio. En esa época se recordaba la muerte de Osiris, a quien se le representaba sobre un círculo con los brazos extendidos en clara relación con los 4 elementos: pies en Cáncer (Agua), cabeza en Capricornio (Tierra), brazos en Aries (Fuego) y Libra (Aire). El hombre así representado es el hombre completo, aquel que integra en su esencia los 4 elementos, el súper-hombre. No había en dicha representación ninguna connotación de dolor, sino más bien el símbolo del triunfo y su actitud de brazos abiertos, la de otorgar bendiciones.

clip_image002Tammuz en Siria y Babilonia, Mithra en Persia, Dionisio en Grecia, y otros más, eran igualmente llorados en su muerte en la misma fecha.

Es igualmente interesante señalar que el período que precede a la muerte en el Equinoccio –la Cuaresma-, en el que se imponía el ayuno, es una figura instituida en todas esas mismas civilizaciones anteriores al Cristianismo, en las que se veneraba a un Dios Solar: Egipto, México, Persia, Asiria y otras.

sábado, 11 de febrero de 2012

LOS DIOSES SOLARES

6

La historia del Dios Sol contenida en casi todas las religiones anteriores al cristianismo es básicamente la siguiente: su vida queda enmarcada dentro de los 6 primeros meses del año solar, quedando los 6 restantes dedicados a la protección general. Su nacimiento se produce siempre en el Solsticio de Invierno, en la madrugada del día 25 de diciembre, cuando el signo de Virgo asciende en el horizonte (ascendente horoscópico), por lo que nace siempre de una virgen que ya lo era antes del parto y permanece inmutable después de él.

clip_image004El Dios Sol viene a la vida débil, como un niño, en los días más cortos del año y cuando las tinieblas de la noche amenazan su tierna infancia. El dominio de las tinieblas supera al suyo en los primeros días, pero aún así consigue vencer todos los peligros y su reino de luz va ganando espacio progresivamente hasta que llegado el Equinoccio de la Primavera, lo que supone la igualdad de las horas de luz y de tinieblas, traspasa, cruza (la crucifixión) la barrera y comienza el dominio del reino de la luz, elevándose cada vez más, triunfante y glorioso –asciende a los cielos- y maduran el grano y el racimo con su substancia, que después entrega a sus adoradores. El Dios Solar nace siempre en el Solsticio de Invierno –posición fija del Sol- y muere en el Equinoccio de Primavera –fecha variable, pues depende de la posición relativa del Sol y de la Luna-, aspecto éste impropio si se tratase de fijar un hecho histórico; muy natural, sin embargo, si se pretende localizar un acontecimiento solar que nada tiene que ver con la historia del hombre. Tales sucesos están repetidos en la vida de varios dioses solares que precedieron a Cristo. Y, al igual que a María, se le reconocía por ejemplo a Isis ser en Egipto: Reina del Cielo, Madre de Dios o Nuestra Señora Inmaculada, y se le representaba de pie sobre media luna, coronada de estrellas y amamantando a su hijo Horus. Esta misma estampa se repite con Devaki y su hijo Krisna, y con Ishtar de Babilonia y su hijo Tammuz.

Mitra, Horus, Krisna, Tammuz, Zaratustra y otros más tuvieron al igual que Jesús, un nacimiento divino. Entre los pueblos influidos por la cultura céltica, actualmente se encienden hogueras el 25 de diciembre en honor a Cristo, pero, con anterioridad, los celtas ya lo hacían en honor a Baal, el Dios Sol, y en la misma fecha.

clip_image006El mundo cristiano ha hecho, por su parte, ciertas incorporaciones simbólicas a su doctrina, que se enmarcan claramente en el concepto solar de la Emanación Crística. Merece la pena destacar la situación cronológica de la festividad de la Candelaria –día 2 de febrero- exactamente dispuesta en el punto medio entre el Solsticio y el Equinoccio y cuya celebración consistía –hoy no tanto- en encender lámparas con una clara intención simbólica de apoyo al triunfo de la Luz. En ese momento, el triunfo de la Luz es, más que una promesa, una realidad temprana.

Seguidamente, el comienzo de la Cuaresma, con la imposición de una dieta estricta, trata igualmente de debilitar el cuerpo (cuerpo = pasiones = tinieblas) favoreciendo el triunfo de la espiritualidad.

jueves, 9 de febrero de 2012

ARCÁNGELES

clip_image001

Arcángeles
Los 4 más conocidos son; Rafael, Uriel, Gabriel y Miguel. El nombre de los otros 3 es un misterio.
Los arcángeles dirigen el ejército celestial en contra de Satanás y sus ángeles caídos.

Gabriel

Es uno de los 7 arcángeles. Su nombre significa "Dios es mi Fuerza". Ha sido conocido por traerle mensajes y noticias a la humanidad. En la religión del Islam a Gabriel se le conoce como Jibril.
Se le representa con el lirio o con una trompeta, con la que anunciará la segunda venida.

Rafael clip_image007
Su nombre quiere decir "Brillo de Sanación". Tiene la capacidad de sanar
cualquier enfermedad a los humanos. Se dice que le dio a Noé un libro médico que contenía la cura para todas las enfermedades.
Se le representa con una serpiente, que es el símbolo de la sanación, una flecha, una vasija de bálsamo, el color naranja y el azul claro.

Uriel
Su nombre significa "Fuego de Dios". Junto a Miguel, posee las llaves del Infierno y los Abismos, y no abrirá estas puertas hasta el Día del Juicio Final. Se le representa con el Fuego.


¿Quién es San Miguel Arcángel?

clip_image003San Miguel es uno de los siete arcángeles y aparece en la Biblia, al igual que Gabriel y Rafael. La Santa Iglesia da a San Miguel el más alto lugar entre los arcángeles y le llama "Príncipe de la Milicia Celestial".

Miguel quiere decir: ¿Quién como Dios? Es decir: ¿quién es tan grande, tan amable y justo como Dios? Conociendo el significado de su nombre tal vez nos preguntemos: ¿quién es San Miguel?, ¿de qué o de quién nos protege?, ¿cuál es su misión?

Ya desde el Antiguo Testamento aparece como el gran defensor del pueblo de Dios y su poderosa defensa continúa en el Nuevo Testamento. Es representado como el ángel guerrero, el conquistador de Lucifer, poniendo su pie sobre el enemigo infernal, amenazándole con su espada o traspasándolo con su lanza. Suele representárselo con una balanza, pues es defensor de la justicia y su fiesta es la más antigua de las instituidas en honor de los ángeles, la única que se celebraba en los primeros tiempos.

La cristiandad, desde la Iglesia primitiva, lo venera como quien derrotó a Satanás y sus seguidores y los echó del cielo. Es reconocido como guardián de los ejércitos cristianos contra los enemigos de la Iglesia y como protector de los cristianos contra los poderes diabólicos. Es conocido como el ángel de la plegaria y de la adoración y, finalmente, presentador de las almas de los difuntos a la luz del Paraíso, “la luz santa prometida a Abraham y a su descendencia”. En la liturgia, la Iglesia nos enseña que este arcángel está puesto a custodiar el paraíso y llevar a él a aquéllos que podrán ser recibidos allí. A la hora de la muerte, se libra una gran batalla, ya que el demonio tiene muy poco tiempo para hacernos caer en tentación, o desesperación, o en falta de reconciliación con Dios. En este momento, San Miguel, está al lado del moribundo defendiéndolo.

San Miguel es nuestro protector y para cumplir la misión de protector es necesaria, además de del poder, otra cualidad: la bondad. Su bondad, es tan grande como su poder. Bajo sus órdenes, todos los ángeles trabajan por la protección de los hombres. Ahora cabría preguntarnos: ¿nosotros nos empeñamos tanto como ellos en nuestra propia salvación?

Por otro lado, San Miguel es nuestro modelo. Modelo de recogimiento y de unión con Dios. Es modelo de inocencia y de pureza, no tiene sino pensamientos y deseos santos, modelo de humildad, confiesa que Dios lo es todo y que toda persona debe quitar de sí el orgullo, la ambición y la vanidad. Es también modelo de celo. Sólo aspira a hacer amar a Dios y a Jesucristo, su hijo. San Miguel es modelo de dulzura

El procede en todas sus acciones con perfecta calma y nos muestra claramente que la modestia, la dulzura y la paciencia son las mejores armas contra nuestros enemigos

En San Miguel encontramos el modelo de todas las virtudes.

Se nos enseña en la tradición que San Miguel preside el culto de adoración que se rinde al Altísimo y ofrece a Dios las oraciones de los fieles simbolizadas por el incienso que se eleva ante el altar. La liturgia nos presenta a San Miguel como el que lleva el incienso y está de pie ante el altar como nuestro intercesor y el portador de las oraciones de la Iglesia ante el Trono de Dios. También hay que notar las apariciones marianas que han incluido manifestaciones de San Miguel, su relación con la Eucaristía, y a la adoración debida a Jesús Eucarístico y a la Santísima Trinidad.

clip_image005clip_image009

martes, 7 de febrero de 2012

ELEMENTO AGUA

clip_image001
Como elementos Agua, los signos de Cáncer, Escorpio y Piscis, ponen énfasis en las emociones y los sentimientos. Se caracterizan por ser personas sensibles, intuitivas y perceptivas.
Son los sentimentales del Zodíaco y, como tales, no siempre es fácil entenderlos. Lo más importante para las personas del elemento Agua es vivir sumergidas en los deseos y en el amor, y su felicidad sólo llega con el control y el equilibrio emocional. Son tolerantes y muy adaptables. Parten de la idea de que todo el mundo es bueno, y si no, ahí están ellos para conciliar y suavizar las opiniones. Al moverse en el mundo sentimental, muchas veces no pueden dar explicaciones claras de lo que les pasa, simplemente lo sienten así. Por eso, ante preguntas como “¿Por qué?”, no es de extrañar que se encojan de hombros. Imaginativos, comprensivos y entregados, tienen mucha facilidad para conectar con los demás, aunque, si adoptan la actitud pasiva y receptiva que tanto les caracteriza, puede llegar a ser dependientes de otros.
Las funciones de los signos de Agua.-
La familia Agua está formada por los signos de Cáncer, Escorpio y Piscis y cada uno de ellos tiene una forma muy diferente de entender o manifestar el sentimiento.
Cáncer es el Cardinal y es el que arriesga en nuevas aventuras. Por eso, es el encargado de iniciar el amor. No soporta la impasibilidad en este sentido.
El Fijo es Escorpio y es capaz de elevar el sentimiento a extremos insospechados, tanto en positivo como en negativo. Es muy insistente y tiene muy claro adónde va y adónde quiere hacer llegar al otro.
Como Mutable, Piscis se siente atraído por los contactos humanos y utiliza la simpatía para transmitir sus sentimientos y, a su vez, recibirlos.
En el amor: Sensibles y sentimentales.-
Quien desee una pareja romántica y sensible, que no busque más: la encontrará en una persona Agua. Los signos de Agua son sentimentales, sensibles y sutiles. Ansían una unión romántica y, al ser puro sentimiento, consiguen que su pareja se sienta amada y comprendida. Generalmente, no suelen atacar frontalmente, prefieren la seducción disimulada. Les gusta más compartir sentimientos que practicar la gimnasia sexual, porque, aunque lo nieguen, prefieren el amor en su estado puro al ardor apasionado (a excepción de Escorpio). Las personas Agua confunden muchas veces el amor con el deseo, lo que también puede provocar confusión en sus compañeros sexuales.
En pareja, necesitan la proximidad y la ternura para funcionar bien en otros aspectos de su vida. A cambio, se entregan totalmente. Románticos por naturaleza, necesitan apoyarse en la fidelidad y juegan el papel de eternos enamorados. Si nadie les derrumba su mundo de ilusión y fantasía, la unión es ideal.
En la familia: Que reine el amor y la paz.-
Un hogar en el que predominen los signos de Agua nunca conocerá los conflictos. La familia lo es todo para ellos. Las personas de este Elemento son altruistas, comprensivas y generosas y sientan la estructura familiar en la solidaridad, el amor y los afectos. ¿Que surge un enfrentamiento? Se soluciona hablando y con cariño. Y, si es preciso, con una dosis extra de mimos. Al ser tan sensibles y emotivos, se puede dar el caso de que se proyecten tanto en los demás miembros de la familia que se olviden de analizarse a ellos mismos de forma objetiva.
Los padres Agua son muy cariñosos, lo que puede hacerlos, en su defecto, demasiado absorbentes. Crean un clima armonioso y raramente muestran su autoridad y, si quieren que sus hijos hagan algo, no los obligan, los alientan.
Por su parte, los hijos Agua necesitan crecer en un ambiente de confianza y afectividad para dar lo mejor de sí mismos. A veces, puede pecar de cierta ingenuidad.
En el trabajo: Excelentes compañeros.-
Los signos de Agua no acostumbran a tener grandes metas profesionales, lo que no quiere decir que no triunfen en este campo. Ven en el trabajo un medio para conseguir que su familia esté bien atendida y no les falte nada. Se entregan de lleno en su profesión y asumen bien las responsabilidades. Acostumbran a ser excelentes compañeros, tolerante y fáciles de llevar y evitan en la medida de lo posible que se produzcan enfrentamientos. Como en casa, necesitan crear un clima de armonía en el trabajo.
En la salud: Prevenidos.-
Más vale prevenir que curar. Esa es la filosofía de los signos de Agua en materia de salud. Suelen sentirse atraídos por la medicina natural e intentan llevar una vida sana y equilibrada. Su intuición les permite, en muchas ocasiones, saber qué es lo que deben evitar para no caer enfermos. Y es que, aunque presuman de fortaleza, en el fondo les aterran las enfermedades. Se alarman ante cualquier pequeño síntoma y no soportan el sufrimiento, ni el propio ni el ajeno.
Su mejor arma: El sentimiento y la pasión. Es su forma de conectarse con la realidad y, en consecuencia, con la gente que los rodea. Sin pasión están perdidos, necesitan de su fuerza y vida. Saber utilizarla en su justa medida es su gran riqueza.
Sus puntos fuertes: La emotividad, la intuición, la tolerancia y la adaptación. Las personas del elemento Agua saben entregarse y siempre están dispuestas a ayudar y a aconsejar a los demás. Emocionalmente, son profundas, inspiradas y de buen corazón, lo que las convierte en excelentes personas de confianza. En su magnetismo se encuentra también su fortaleza.
Sus puntos débiles: Moverse tanto en el mundo sentimental puede volver a las personas Agua caprichosas, insatisfechas, ansiosas y depresivas. El exceso de este Elemento puede dar lugar a personas sumamente influenciables, susceptibles e inestables, con tendencias a retraerse o a ocultar los sentimientos. Los seres de Agua acostumbran a cambiar sentimientos por seguridad material, por lo que pueden parecer interesados.
Su color: El agua tiene como escenario de excepción el mar, así que el color preferido de las personas Agua es el azul. La sensibilidad de estos signos también los lleva a decantarse por colores más pálidos como el blanco o el gris-plata.
clip_image003

lunes, 6 de febrero de 2012

ELEMENTO AIRE

clip_image001

Aire simboliza el pensamiento, la lucidez y la capacidad de relacionarse. Géminis, Libra y Acuario, los tres integrantes de este Elemento, destacan por sus facultades intelectuales.
Las personas cuyos signos pertenecen a Aire se sienten orgullosas de su capacidad de pensamiento. Pretenden medirlo todo a través de la razón y necesitan encontrar una explicación lógica para todas las cosas. Al se la mente su herramienta preferida, se pasan el día pensando, teorizando y reflexionando; lo hacen con una finalidad: poder compartir sus pensamientos con la gente de su entorno. ¿Qué sería de los Aire sin la comunicación? Son buenos críticos, respetuosos con las ideas de los demás, muy sociables, pero se abstraen con facilidad en su propio mundo. El concepto de libertad es muy importante para ellos y su capacidad innata de pensar de forma abstracta les puede convertir en personas sobresalientes. La lucha de las personas Aire se establece, básicamente, entre lo que “debería ser” y lo que “es”.
Las funciones de los signos de Aire.-
Aire está formado por tres signos - Géminis, Libra y Acuario - y lo que les distingue es la función que realizan dentro de este Elemento:
Libra es el Cardinal y, como tal, es el que inicia. Su riesgo está en plasmar las ideas. Al ser muy perfeccionista y vanidoso, a veces le cuesta admitir fallos en sus planteamientos, pero tiene una gran capacidad para que otros manifiesten sus ideas a través de la acción.
Acuario es el Fijo y, de los tres, es, sin duda, el mejor propagador de sus pensamientos e ideales. Sus ideas suelen ser las más abstractas y alejadas de la realidad.
Como Mutable, Géminis hace de mediador. Es ágil, rápido y sabe cómo contactar con la gente. Su misión es la de hacer más agradable la vida a los demás.
En el amor: Comunicativos y juguetones.-
Los signos de Aire son mentales hasta en el amor. En sus contactos sexuales, prefieren la estimulación verbal a la erógena. Les encanta hablar de sexo y la forma más rápida de convencer a estos ávidos comunicadores para que muestren sus artes amatorias en la cama es hablando. En sus relaciones, son comunicativos, juguetones y receptivos. Eso sí, muchos signos de Aire se muestran algo molestos con el contacto físico demasiado directo. Para ellos, en una relación, esporádica o no, la comunicación mental es a veces más importante que la atracción física.
En pareja, llegan a establecer vínculos estrechos y de complicidad, pero buscan constantemente evadirse de la rutina. Y es que no les atrae demasiado la estabilidad -¡No olvidemos que son volátiles como el aire!-, por eso, tienen fama de ser los mas infieles del Zodíaco. Pero, en caso de que se rompa una relación sentimental con un Aire, no hay que hacer un drama. No habrá rencores ni reproches y, con el tiempo, seguirá siendo una gran amistad.
En la familia: Libertad y tolerancia.-
Las personas Aire son aquellas que saben disfrutar de la vida. Son poco previsores, no les gustan las normas y se guían por la improvisación, por lo que acostumbran a crear hogares con cimientos poco consistentes. Eso sí, en casa de un Aire se respirará un clima de libertad y tolerancia y la base para mantener a la familia unida será el diálogo. Al no existir normas preestablecidas, viven al día y se adaptan a la perfección a las nuevas circunstancias.
Los padres del elemento Aire acostumbran a ser un poco desorganizados, pero raras veces tendrán conflictos generacionales. Son abiertos y tolerantes con sus hijos y saben escuchar y valorar sus opiniones.
Los hijos Aire son muy imaginativos, pero algo dispersos en sus estudios. Si se centran, tienen cualidades para ser buenos estudiantes.
En el trabajo: Necesitan autonomía.-
Como ya hemos dicho, el concepto de libertad es primordial para los Aire, por lo que tienen tendencia a elegir profesiones liberales, en las que puedan disponer de cierta autonomía y no tengan que dar explicaciones a nadie. Los jefes y los horarios son sus mayores enemigos. Para hacer bien su trabajo, no quieren presión, se organizan mucho mejor si gozan de una vida laboral flexible. Suelen ser muy buenos comunicadores y geniales en los proyectos que idean. El dinero no es su obsesión. En este terreno, son muy materialistas.
En la salud: Despreocupados.-
Las personas Aire están en este mundo para disfrutar de todos sus placeres, así que la salud - sobre todo, las enfermedades leves - no es un tema que les preocupe especialmente. Comen lo que les apetece y cuando les apetece y descuidan a menudo su forma física. A su favor tienen ese envidiable buen humor que siempre les acompaña, y que raramente les hará caer en el estrés. En temas de salud, ellos lo tienen claro: no hay mejor medicina que vivir la vida de forma positiva.
Su mejor arma: Sin duda alguna, es la palabra. Es su forma de expresión. Aunque buscan el estímulo mental, las personas Aire sienten una necesidad enorme de comunicarse con su entorno y es a través del diálogo como consiguen sus mayores logros.
Sus puntos fuertes: La capacidad de reflexión, de razonamiento y de expresión. Las personas del elemento Aire son inteligentes, intelectuales, refinadas, idealistas y deseosas de conocer siempre la verdad. Les encanta cooperar con los demás, son buenas compañeras y muy equilibradas. Ser siempre tan positivas ante la vida hace de ellas personas fuertes e inquebrantables.
Sus puntos débiles: Las personas Aire tienen el peligro de extraviarse en el laberinto de las ideas y perder el contacto con la realidad. Con tanta abstracción, tienden a ser algo superficiales y poco profundas en sus sentimientos. En su defecto, pueden ser personas dispersa, desconfiadas, nerviosas, desagradecidas, inconstantes, influenciables, poco dignas de confianza y poco práctica.
Su color: El aire implica libertad, espacio ilimitado, luz y expansión. El color preferido de las personas del elemento Aire, por tanto, es el amarillo, el color del Sol, aunque admiten otras tonalidades dependiendo del signo.
clip_image003

sábado, 4 de febrero de 2012

ELEMENTO TIERRA

clip_image001

El elemento Tierra incluye a los signos Tauro, Virgo y Capricornio. Representa la razón, la perseverancia y la precisión, lo que da lugar a personas prácticas, realistas y escépticas.

Los signos del elemento Tierra necesitan tocar con los pies en el suelo, y nunca mejor dicho. Son personas pragmáticas, realistas, sólidas, sencillas y poseedoras de un gran sentido común. Si hay una forma de ser o de comportarse fácil de entender, no cabe ninguna duda: es la de una persona Tierra. Encuentran una explicación concreta para cada cosa y no le prestan importancia a aquello que no tienen utilidad; son prácticos ante todo. Prefieren las cosas que se traduzcan en hechos concretos y se orientan siempre hacia lo tangible, hacia lo que se ve. Buscan siempre la seguridad material, tienen paciencia y pueden soportar privaciones. La aventura no es lo suyo, tal vez porque en el fondo son unos inseguros. Pero gozan de un claro sentido de la justicia, lo que les otorga lealtad.

Las funciones de los signos de Tierra.-

Tauro, Virgo y Capricornio son los componentes de Tierra y tienen en este Elemento funciones muy diferenciadas:

Capricornio es el Cardinal del grupo y busca iniciar y movilizar, pero siempre lo hace con una finalidad de tipo material.

El Fijo es Tauro y su función es la de desarrollar y consolidar lo empezado. Tiene mucho sentido de la responsabilidad y la conservación, por algo se le conoce como “la persona de confianza del horóscopo”.

El Mutable, Virgo, actúa aquí como mediador. Se encarga de distribuir lo material y darle una utilidad. Es el más sociable de los tres.

En el amor: Sensuales y estables.-

Los signos de Tierra son sensuales y físicos, por su tendencia, muchas veces, a no ver más allá de la materia. Sus contactos sexuales pueden tener mucha pasión, pero siempre están cargados de realismo, lo que deja poco lugar al romanticismo. De todos modos, las personas de este Elemento son cautas y a menudo precisan de una seducción lenta, raramente se dejan llevar. Al ser muy sensuales, son capaces de controlar sus impulsos sexuales que son fuertes y duraderos, y evitan, en muchos casos, establecer relación emocional en sus aventuras esporádicas, lo que puede decepcionar a sus compañeros de cama. En pareja, dan rienda suelta a su sensualidad, aunque su poderosa libido muchas veces entra en conflicto con la necesidad que tienen de seguridad y rutina. El amor con una persona Tierra puede darse por consolidado, ya que prácticamente no se plantean nunca la posibilidad de romper la relación. Asumen y solucionan las desavenencias con rapidez. Ante todo, hay que reservar la estabilidad.

En la familia: Buscan la seguridad.-

Bienvenidos al hogar perfecto en el que nunca pasa nada. La seguridad y la estabilidad son primordiales para las personas pertenecientes al elemento Tierra, cuya meta es formar una familia unida y duradera. Amantes de las tradiciones, su máxima en casa es proteger y dar seguridad a los suyos, aunque más con hechos que con gestos, puesto que no son muy dados a la efusividad. Son organizados y muy planificadores, no hay lugar en ellos para la improvisación. Todo ello hace que transmitan una gran sensación de calma y tranquilidad.

Los padre del elemento Tierra tienen unos principios muy claros y pueden dar una apariencia severa. Inculcan a sus hijos el valor del dinero, la perseverancia y mucho sentido común. Los hijos Tierra acostumbran desde muy pequeños a luchar y a triunfar a base de trabajo.

En el trabajo: Prácticos y responsables.-

La seguridad de los Tierra se basa en tener una existencia material desahogada o en estar rodeados de posesiones que les faciliten la vida, por lo que encontrarán en el trabajo el medio para conseguir sus fines. Suelen ser muy buenos profesionales: sacrificados, sumamente responsables y entregados a sus objetivos. Se marcan una meta y no están satisfechos hasta conseguirla. Son también personas pacientes, perseverantes, sensatas, calculadoras y con un enorme sentido práctico, lo que los convierte en excelentes compañeros de trabajo. La estabilidad financiera es muy importante para ellos, pero nunca aparentarán tener más de lo que poseen y mucho menos vivirán por encima de sus posibilidades.

En la salud: En buena forma.-

Los Tierra se toman muy en serio los temas de salud y cumplen a rajatabla con las revisiones médicas rutinarias. Pero no lo hacen por alarmismo, sino por precaución. Como en otros aspectos de su vida, aquí aplican el sentido común y la responsabilidad. Saben que gozar de buena salud, tanto física como mental, no es cuestión de suerte, sino que hay que trabajárselo a fondo. Por esta razón, procuran llevar una dieta sana y equilibrada y hacen deporte con frecuencia.

Su mejor arma: El trabajo y el sentido de la responsabilidad. Son como hormiguitas y con su esfuerzo, habilidad y su enorme paciencia conseguirán todo aquello que se propongan. Una vez alcanzados sus propósitos, harán más cómoda la vida a los demás.

Sus puntos fuertes: La disciplina, la perseverancia, la constancia y la precisión. Las personas de Tierra tienen una capacidad innata para lograr resultados tangibles y útiles. Basta con que tengan las ideas claras. Son también gente de muy “buena pasta” - nobles, sencillos y tranquilos -, lo que les lleva a hacer amigos con facilidad. Y no cabe duda de que será una amistad que durará toda la vida.

Sus puntos débiles: Al ser tan prácticas y realistas - sólo creen lo que ven -, las personas del elemento Tierra carecen muchas veces de fantasía y pueden ser tachadas de ser frías emocionalmente. Un exceso de Tierra puede provocar estrechez de miras, falta de idealismo y una exagerada preocupación por el orden y la rutina. Su obsesión por la seguridad les puede llevar a ser también excesivamente materialistas.

Su color: Los Tierra se decantan por los colores que, básicamente, transmitan paz y estabilidad. Raramente optan por los colores chillones. Entre sus favoritos, destaca el verde, el color de la Naturaleza, que reafirma su apego a la tierra y a las tradiciones.

clip_image003

jueves, 2 de febrero de 2012

SE DICE QUE…

Adorna tu altar con campanillas blancas y velas, también blancas, durante la festividad de Imbolc, para invocar a la pureza y a lo nuevo.

clip_image002

HOY SE CELEBRA IMBOLC

39

Celebra esta festividad vistiendo tu altar de blanco y plateado. Que todo el altar sea blanco: velas blancas, recipientes blancos, etc. Representa a la Diosa como una vaca con cuernos. Si llevas ropas rituales, honra a Brígida llevando prendas blancas. Ya que Neptuno está prestando su glamour al Sol, añade algo de brillo a tu ropa con detalles plateados y “diamantes”.

Toma del exterior algo de nieve de la última tormenta, o utiliza hielo picado. Llena con la nieve un recipiente sobre tu altar. Limpia una botella o una jarra y llénala de leche fresca. También puedes hacer queso fresco, y traer al altar pasteles y cerveza. Ponlo dentro del reciente con nieve.

Las energías planetarias son especialmente favorables en esta festividad para trabajar mágicamente a favor de la paz mundial. Pon todas las velas que vas a utilizar durante el año que empieza en el altar y empieza este ritual a oscuras. Utiliza tu magia para fortalecer al Sol que retorna. Dedica y consagra todas tus velas durante la festividad de la luz y consagra tus herramientas de jardín o agrícolas que utilizarás durante el próximo ciclo de crecimiento. Esta es la festividad de los nuevos comienzos.

K. D. Spitzer

Brigit

miércoles, 1 de febrero de 2012

ELEMENTO FUEGO

clip_image001[1]

Aries, Leo y Sagitario pertenecen a este Elemento, que simboliza la valentía, la fuerza y el ímpetu. Son personas que necesitan ideales por los que luchar y destacar por su propia personalidad.

Estamos ante uno de los temperamentos más fuertes y extrovertidos del Zodíaco. Las personas que pertenecen al elemento Fuego son dinámicas, vitales, entusiastas, originales y con una gran fuerza de voluntad. Poseen una gran confianza en sí mismos y una gran intuición, lo que les puede llevar, en algunos casos, a ser individualistas y a excluir al resto de seres humanos. Son muy divertidos y positivos. No piden ayuda a menos que sea absolutamente necesario y tampoco aceptan consejos. Prefieren guiarse por sus propias intuiciones que les hacen tener una visión muy personal de las cosas. Pero el Fuego es la energía vital y estar a su lado puede ser  estímulo de motivación.

Las funciones de los signos de Fuego.-

La familia de Fuego está formada por tres signos: Aries, Leo y Sagitario, y cada uno de ellos realiza una función peculiar:

     El Cardinal del grupo, Aries, es el que abre caminos. Le encanta dirigir, arriesgarse y superarse, cualidades que hacen de él un signo con personalidad que despierta la admiración de los demás.

     Leo es el Fijo y su función es desarrollar y dar consistencia a lo emprendido, aunque tampoco le importa ser él quien inicie la aventura. Tiene buenas dotes de mando.

     El Mutable, Sagitario, disfruta con los contactos humanos y, dadas las características de su elemento Fuego, es el que infunde moral, confianza e ilusión a los demás. Tiene la capacidad de conducir a la gente a un buen objetivo.

En el amor: Activos y fogosos.-

Los ardientes signos de Fuego son tempestuosos y apasionados, propensos al puro deseo y al sexo sin tapujos. Prefieren tener aventuras amorosas sin complicaciones, espontáneas y divertidas y son tan directos en la búsqueda del placer que pueden resultar algo molestos para otros signos más delicados. Y es que ellos lo tienen muy claro: el amor es el amor y el deseo es el deseo, no hay lugar para la confusión. En pareja, sus relaciones son intensas y pasionales. Imposible aburrirse con un compañero Fuego.

     Acostumbrar a ser buenos amantes, atrevidos y entregados, y, en caso de que haya tempestad en la pareja, prefieren reconciliarse con un apasionado encuentro amoroso antes que lanzarse al diálogo, que procuran evitar. Con ellos, la llama del amor siempre debe estar encendida. Odian que la rutina haga acto de presencia en sus vidas sentimentales.

En la familia: Cálidos pero autoritarios.-

Los signos de Fuego aportan mucha calidez al hogar. Les encanta la actividad y el no parar quietos y es imposible aburrirse con ellos en casa. Huyen de la rutina y siempre tienen nuevos proyectos en mente, lo que les puede llevar, en algunos casos, a ser derrochadores.

     Los padres de elemento Fuego pasan por ser leales pero autoritarios, les encanta ser obedecidos, aunque nunca exigen más de lo que ellos pueden dar. Valoran el espíritu de superación. Los hijos Fuego, por su parte, manifiestan su fuerte carácter en sacar adelante todo aquello que se proponen. Tranquilos, porque, si se empeñan, no cabe duda alguna de que se convertirán en los mejores estudiantes de su clase.

En el trabajo: Emprendedores y creativos.-

Los Fuego son gente voluntariosa, para ellos querer es poder. Triunfar en el trabajo es vital y tienen suficiente energía como para repartirla entre sus compromisos profesionales y su vida familiar. En el trabajo son muy luchadores, emprendedores y siempre llaman la atención. Como en todos los aspectos de su vida, en la profesión también buscan una buena dosis de aventura y emoción y es en esta faceta donde dan salida a sus poderosos impulsos, a su creativa imaginación y a su enorme energía. El poder no les asusta, porque no le temen al peligro ni a exponerse. Van directos a conseguir sus objetivos y, una vez alcanzan sus logros, tampoco se detienen mucho tiempo en disfrutarlos, ya que inmediatamente se proponen otra meta. Son trabajadores y contagian su vitalidad a sus compañeros de profesión, pero, al ir tan “autodirigidos”, a veces, no ponen atención a las personas que les rodean con intereses distintos y contrapuestos a los suyos.

En la salud: Pura energía.-

Oír a una persona del elemento Fuego quejarse por algo sería realmente sorprendente. Y es que la gente de estos signos no acostumbra a dar importancia a un dolor de cabeza o a una pequeña indisposición, por lo que sus citas con los médicos suelen ser poco frecuentes. La fortaleza mental de estos signos también es física y son capaces de sacar fuerzas aunque no las tengan y agarrarse a esa energía y a esa vitalidad que tanto los caracteriza.

Su mejor arma: Los tres signos pertenecientes a Fuego tienen en la voluntad su mejor arma. No sólo tienen la seguridad de lo que ha de hacerse, sino que además poseen la voluntad para llevarlo a cabo. Tienen la capacidad de dominarse y dominar a los demás con el ejemplo, contagiándoles la fuerza que los hace superarse y olvidar sus debilidades.

Sus puntos fuertes: Junto con la voluntad, el dinamismo, el entusiasmo, la energía, la seguridad y la decisión. Las personas con mayor énfasis en este Elemento poseen una sana autoconfianza y tienen, por lo general, un buen sentido del humor. Su optimismo y vitalidad les lleva a conseguir todo aquello que se proponen.

Sus puntos débiles: Dada la energía y el ímpetu que poseen estos signos, pueden desarrollar puntos débiles como la impaciencia, el egoísmo y la falta de sensibilidad. Demasiado Fuego también puede conducir a la extravagancia, la arrogancia y el egocentrismo y, la necesidad de seguir, pase lo que pase, la línea de actuación que se han impuesto puede hacerles caer en el fanatismo y en la intolerancia.

Su color: A los Fuego les gustan los colores llamativos y no tienen ningún reparo en utilizarlos. El color preferido, sin duda, es el rojo, por su contacto directo con temas como la sensualidad, el valor, la fuerza, la protección y la salud.

clip_image003[1]